info febrero 22, 2020



La muestra estará abierta al público de lunes a viernes, de 8:00 de la mañana a 9:00 de la noche hasta el mes de abril.
Una de las más importantes en esta muestra es de la Dinastía Ming, considerada por historiadores del arte como la edad de oro de la porcelana azul y blanca

La República Dominicana es rica en piezas antiguas, heredadas desde tiempos postcolombinos, en su mayoría dejadas por naves extranjeras que arribaron al país en busca de productos autóctonos y que, por algún motivo, fueron víctimas de naufragios, y con ellos grandes valores en nuestros fondos marinos.

Ahora, muchas de las piezas recuperadas del mar se muestran en la exhibición “Tesoros Submarinos, Antiquísimos. Pecios rescatados de los Mares”, en la sala Ada Balcácer del Centro Cultural Banreservas, donde permanecerá hasta finales del mes de abril.

Una de las más importantes y valiosas muestras en esta exposición, es la porcelana de la Dinastía Ming, extraída del barco Concepción, el cual partió de Veracruz, España, hacia la isla de Santo Domingo en julio de 1641.

Esta dinastía fue la penúltima de china, que gobernó entre los años 1368 y 1644. Algunos historiadores la describen como una de las mayores eras de gobierno disciplinado y de estabilidad social de la historia humana. La Dinastía Ming está considerada por historiadores del arte como la edad de oro de la porcelana azul y blanca.

Las piezas de porcelana pertenecían a la viuda de Hermán Cortés, primer marqués del Valle Oaxaca, que a principios del siglo XVI lideró la expedición, que inició la conquista de México.

Un pequeño recipiente, de gran rareza perteneciente a esta dinastía, bautizado como “La vasija del pollo” por su grabado con motivos de estos animales, el cual fue elaborado hace más de 500 años, alcanzado un precio récord en una subasta realizada en Estados Unidos en 2014.

La mayoría de estas piezas, fueron encontradas en Puerto Plata, Monte Cristi, la región oriental, principalmente en la zona sur.

La mayoría de estas piezas, fueron encontradas en Puerto Plata, Monte Cristi, la región oriental, principalmente en la zona sur.

La mayoría de estas piezas, fueron encontradas en Puerto Plata, Monte Cristi, la región oriental, principalmente en la zona sur.

Juan Freddy Armando.

Dentro de las piezas de la exposición se encuentran balas de cañón, revólveres, monedas sulfatadas y de plata, telescopio, platos, vajillas, entre otros objetos.

Dentro de las piezas de la exposición se encuentran balas de cañón, revólveres, monedas sulfatadas y de plata, telescopio, platos, vajillas, entre otros objetos.

Dentro de las piezas de la exposición se encuentran balas de cañón, revólveres, monedas sulfatadas y de plata, telescopio, platos, vajillas, entre otros objetos.

Piezas

Dentro de las 80 piezas que se exhiben, figuran tintero, cuerpo de brújula, balas de cañón, revólver de madera, monedas sulfatadas y de plata, telescopio, platillo de balanza en bronce, jeringa médica para oídos, botones, platos, vasijas, tenedores, jarrones, ánforas de barro, pipas, botellas de cristal, cepillos de dientes, compás, cañones y gemelos de bronce, entre muchas otras.

Estos antiquísimos pecios submarinos, acaecidos en los siglos VI, XVII y XVIII, fueron rescatados por buzos del Patrimonio Cultural Subacuático del país, quienes con sus aportes al centro cultural, hacen posible esta exposición.

El gerente del Centro Cultura de Banreservas, Juan Freddy Armando, expresó que “esta exposición es un viejo sueño de la institución. Desde que se abrió el centro, estuvimos interesados en hacer una exposición de piezas antiguas o rescatadas del mar o pecios, que es su nombre técnico, por eso estamos haciendo esta primera exposición”.

Dentro de “Tesoros Submarinos”, se encuentran objetos de navegación como piezas comerciales, de guerra, religión, medicina, cocina, maniobra, entre otros objetos personales, que oscilan desde más de un siglo de antigüedad, los cuales fueron extraídos de las diferentes embarcaciones que arribaron a costas caribeñas y, que fueron víctimas de naufragio por razones de guerra y bombardeos.

En ese sentido, Armando, aseguró que la mayoría de estas piezas fueron encontradas en diferentes partes del país, como Puerto Plata, Monte Cristi, así como en la región oriental y en la zona sur, por donde mayormente llegaban estas embarcaciones.

Embarcaciones

Entre las naves que portaban esta colección de piezas y objetos rescatados en aguas caribeñas se encuentran el navío Conde de Tolosa, procedente del Francés Toulouse en 1703; y el barco Concepción en 1641, el cual llevaba una carga de 25 toneladas de oro y plata, miles de monedas de Felipe IV, así como porcelana china. Otras embarcaciones fueron El Scipión y Guadalupe.

“Nuestra exposición viene siendo parte de ese despertar, por la valoración de los tesoros submarinos que esta administración ha tenido, convirtiéndolo en un lugar de mayor visita turística”, explicó el gerente de la institución cultural.

Destacó que algunas de estas antigüedades, entre ellas monedas chinas, se pueden apreciar, en su mayoría, incrustadas en corales, debido a que con el tiempo dichas piezas cayeron encima de concreciones coralinas.

Armando explicó que “todavía quedan muchas piezas dentro del mar, que aún no han podido ser rescatadas, ya que necesitan un tratamiento más específico por el largo tiempo que llevan dentro del océano y el exceso de sal incrustada en ellas, provocaría, que una vez extraídas se destruyan y pierdan su valor”.

“Al ser extraídas del mar, estas piezas contienen sal, entonces hay que quitársela para que puedan perdurar, debido a que el exceso de agua salobre destruye los pecios. Es por eso que una vez que se sacan los objetos del mar, se deben colocar en un recipiente con abundante agua, con la finalidad de que vaya disminuyendo el exceso de sal”, explicó Armando, quien agregó que el agua se va cambiando cada cierto tiempo, hasta que la pieza quede por completo sin sal, cuyo proceso podría durar hasta 20 años.

Descubrimientos submarinos

Entre algunos de los pecios en tratamientos, que procesa el Patrimonio Cultural Subacuático, se encuentran calderos con platos y huesos de vaca, vasijas y botellas de barro hallados en el siglo XVII del naufragio de la nave Bannister; además polea circular, platos y casco de botella, enema, bases de candelabros, copón para conservar la hostia y estribo, fusil, garrampín, así como clavos de hierro y una imagen de Nuestra Señora de la Pura y Limpia Concepción del naufragio del barco Fiansen en el siglo XVI.

No obstante, el cañón de la época colonial del siglo XVI, que forma parte de los artículos rescatados por naufragios, será donado por Patrimonio Cultural Subacuático a la institución cultural, el cual servirá de apoyo al desarrollo cultural e intelectual de los visitantes.

“Tesoros Submarinos, promete ser digna representación de las mejores e únicas piezas encontradas en el mar Caribe y que acogerá a todo aquel que quiera ser partícipe de esta experiencia de antiquísimos pecios rescatados de los mares”, manifestó Armando.

Asímismo, informó que la muestra estará abierta al público de lunes a viernes de 8:00 de la mañana a 9:00 de la noche hasta el mes de abril. Además, dijo que la exposición estará dentro del marco de la Feria Internacional del Libro 2020, a celebrarse, una vez más en la Ciudad Colonial.