info febrero 15, 2020



Batista Ogando deberá seguir recluido en la cárcel del 15 de Azua.

Los 30 años de prisión que se le impuso a Martín Batista Ogando tras ser hallado culpable de matar a la joven Geraldine Sánchez fueron ratificados ayer por los jueces de la Tercera Sala Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional.

Martín Batista Ogando apeló a la sentencia que lo condenó a la máxima pena al considerarla como “injusta y arbitraria”, sin embargo los jueces rechazaron el recuso y en consecuencia le ratificaron la pena, por lo que deberá seguir recluido en la cárcel del 15 de Azua.

Los padres de Geraldine se mostraron conformes con la decisión tomada por el tribunal. “El amor de Dios se ha manifestado.
Primero doy gracias a Dios y después a los magistrados porque actuaron de una manera justa, porque eso era lo que esperábamos”, expresó Evangelista Baldera en medio de lágrimas.

“Con esta decisión no me devuelven a mi hija, pero al menos él no tiene oportunidad. Tiene que pagar por lo que hizo”, dijo visiblemente afectada.

Los abogados del imputado habían alegado que el tribunal que lo condenó no tenía sustento para sentenciarlo a 30 años de prisión ya que según dijo los testigos no corroboraron la acusación.

En ese sentido, los magistrados Pascual Camacho, juez presidente del tribunal, Daniel Nolasco y Mariana García, explicaron en su fallo que no existe contradicción o ilogicidad de los testigos como argumentó Batista Ogando y que su culpabilidad fue demostrada con las pruebas presentadas.

Asimismo, indicaron que el tribunal de primera instancia que lo condenó a la máxima pena dejó claramente establecida la situación jurídica del proceso, estructuró una sentencia lógica y coordinada y su motivación es adecuada y conforme a lo establecido por las pruebas que sustentan la acusación.

Los magistrados sostuvieron que quedaron establecidas de manera explícita, coherente y veraz todas las circunstancias que rodearon los hechos que quedaron comprobados en juicio, tras el debate de las pruebas ventiladas y discutidas.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *